Monday, September 26, 2022
Home Entrepreneur Los jefes de Silicon Valley van de salida

Los jefes de Silicon Valley van de salida

El retiro de varios jóvenes directores ejecutivos, y las dificultades económicas, indican el fin de una era en Silicon Valley.

SAN FRANCISCO — Los jóvenes reyes de Silicon Valley se están bajando de sus unicornios.

Están escribiendo entradas de blog sentimentales que hablan de sus legados. Expresan sus esperanzas en las perspectivas de sus empresas. Están dejando sus puestos de trabajo al frente de las empresas emergentes que fundaron.

En las últimas semanas, Ben Silbermann, cofundador del servicio de tableros digitales Pinterest, dimitió como consejero delegado; Joe Gebbia, cofundador de la empresa de renta de viviendas Airbnb, anunció su salida de la dirección de la compañía, y Apoorva Mehta, fundador de la aplicación de entrega de abarrotes Instacart, aseguró que terminaría su mandato como presidente ejecutivo cuando la empresa comenzara a cotizar en la bolsa este año.

Las dimisiones significan el fin de una era en estas empresas, que se encuentran entre las más valiosas y conocidas de Silicon Valley en la última década, y de la era que representan. En los últimos años, los inversionistas han aportado cada vez más dinero en un grupo de empresas emergentes muy valoradas, conocidas como unicornios, con un valor de 1000 millones de dólares o más, y sus fundadores han sido tratados como héroes visionarios. Esos fundadores lucharon por obtener derechos de propiedad especiales que los mantuvieran en control de sus empresas, un cambio con respecto al pasado, cuando los empresarios solían ser sustituidos por ejecutivos más experimentados o cuando los presionaban para vender.

Sin embargo, cuando el mercado bursátil cayó drásticamente este año y afectó especialmente a las empresas tecnológicas que perdían dinero, este enfoque empezó a cambiar. Los inversionistas de capital de riesgo se retrajeron en la realización de acuerdos e instaron a las jóvenes y preciadas empresas de Silicon Valley a recortar gastos y proceder con cautela. El sector empezó a hablar de “directores generales en tiempos de guerra” que pueden hacer más con menos, mientras se jactan de las lecciones aprendidas en crisis anteriores.

La paciencia con los visionarios se agotó. Las empresas dirigidas por sus fundadores empezaron a parecer pasivos, no activos.

“Todo eso ha cambiado en los últimos 90 días y no va a volver a ocurrir pronto”, afirmó Wil Schroter, fundador de Startups.com, un programa de aceleración de empresas jóvenes. La historia de “ya lo resolveremos después” ya no es atractiva para los inversionistas, añadió.

Además de Silbermann, Gebbia y Mehta, los fundadores en la cúpula de Twitter, Peloton, Medium y MicroStrategy han dimitido este año.

No se van con buena nota. Las acciones de Pinterest han bajado un 60 por ciento con respecto a hace un año. Elliott Management, un accionista activista conocido por presionar a las empresas para que hagan grandes cambios, tomó hace poco una participación en la compañía. Las acciones de Airbnb han bajado un 25 por ciento desde hace un año e Instacart bajó su valoración interna casi un 40 por ciento en marzo, mientras se prepara para empezar a cotizar en la bolsa en un mercado hostil.

“Sin duda, es menos divertido ser presidente ejecutivo cuando los mercados están a la baja, la economía tiende a ser negativa y la regulación aumenta”, señaló Kevin Werbach, profesor de Negocios en la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania. “Si ya eres tan rico, famoso y exitoso como estos hombres, suele llegar un punto en el que permanecer en la dirección es menos atractivo que retirarte”.

En la tradición de las empresas emergentes, Mark Zuckerberg fue el pionero del jefe moderno. Llevando tarjetas de visita en las que se leía: “Soy el director general, idiota”, y erizando el vello de Wall Street con su “irrespetuosa” sudadera con capucha, exigió a los inversionistas que lo dejaran mantener una participación mayoritaria en Facebook a medida que esta crecía, dando paso a la actual era de acuerdos “favorables a los fundadores”. Los hombres jóvenes y ambiciosos como Zuckerberg recibieron protecciones similares y libertad de acción porque las empresas de capital riesgo se apresuraron a parecer lo más complacientes posible, prodigando a los empresarios con beneficios (cenas, jets, celebridades) y servicios (contratación, relaciones públicas, diseño). Una empresa incluso se comprometió públicamente a no votar nunca en contra de un fundador en asuntos de la empresa.

“Inspiró a toda nuestra generación a creer en lo imposible de que podían crear empresas”, afirmó Trace Cohen, de 34 años, inversionista en empresas emergentes muy jóvenes.

Los fundadores aprovecharon su ventaja. Se quedaron en los puestos más altos, incluso cuando las empresas estaban muy por encima de sus habilidades como gestores. Y mantuvieron a sus empresas en el ámbito privado durante el mayor tiempo posible, evitando realidades empresariales molestas como la obtención de beneficios. Se les concedió el beneficio de la duda, algo que las mujeres fundadoras rara vez obtuvieron.

A medida que el sector tecnológico se convertía en una fuerza dominante en nuestra economía, el culto al fundador de empresas emergentes se abrió paso en la cultura popular a través de celebridades como Ashton Kutcher y programas de televisión como la sátira de HBO Silicon Valley.

Algunos fundadores de esta época llevaron su libertad demasiado lejos. Los gastos y las fiestas de Adam Neumann hicieron que se viera obligado a abandonar WeWork en 2019, a pesar de que tenía una participación mayoritaria en la empresa. Y las tácticas agresivas de Travis Kalanick en Uber provocaron su destitución en 2017, a pesar de sus acciones con supervoto.

El resto, en su mayoría, aguantó hasta las ofertas públicas iniciales de las empresas. Pero resulta que dirigir una empresa que cotiza en la bolsa, con sus obligaciones fiduciarias, las llamadas de los analistas y el trabajo de las ganancias trimestrales, está muy lejos del ajetreo y la emoción de la vida de una empresa emergente. Ahora, a medida que aumentan los problemas en medio de la crisis del mercado, están renunciando al poder y al control por los que una vez lucharon.

En su anuncio, Silbermann dijo que dirigir Pinterest había sido “el regalo de su vida”. Gebbia, que se convertirá en asesor de Airbnb, publicó un efusivo recuerdo de los primeros días de la empresa, junto a fotos, apodos de sus cofundadores (Brian “Jet Fuel” Chesky e “Indiana Nate” Blecharczyk) y lecciones sobre la bondad de la humanidad. (Chesky sigue siendo presidente ejecutivo). Mehta tuiteó que “se preocupaba profundamente” por Instacart, la “única cosa en la que he pensado durante cada minuto que he pasado despierto en la última década”.

Al marcharse como multimillonarios, han proyectado la implacable positividad de Silicon Valley. Pinterest “no ha hecho más que empezar”, Airbnb “está en las mejores manos que ha estado nunca” e Instacart tiene una “enorme oportunidad por delante”, escribieron los fundadores. Tanto Mehta como Gebbia dijeron que tenían planes para nuevos proyectos.

Los inversionistas dicen que prevén más renuncias de fundadores que se dan cuenta de que ahora tienen que trabajar más por menos (relativamente hablando). “Ahora, pueden dejar que algunos ejecutivos den un paso al frente, tomen el relevo y la hagan crecer con diferentes incentivos”, aclaró Cohen.

La semana pasada, Brad Hargreaves, fundador de Common, una empresa emergente que gestiona espacios de vida en común, anunció que dejaría el cargo de presidente ejecutivo y se convertiría en director creativo. La jefa de propiedades de la empresa, Karlene Holloman, una veterana del sector hotelero, asumirá el cargo de presidenta ejecutiva.

La caída del mercado ha influido en la decisión de Hargreaves. En tiempos de crisis, dijo, es bueno tener un fundador en la cima de la empresa que pueda convencer a los inversionistas, empleados y clientes de una gran visión. “Las operaciones no importan tanto”, afirmó. “Nadie está pendiente del balance final”.

El entorno actual requiere alguien con la amplia experiencia y las habilidades operativas de Holloman, comentó. “En una época más ajustada, en la que las operaciones importan mucho y nadie se cree las grandes visiones, se necesita un operador en ese asiento”, añadió.

“Muchos fundadores-directores ejecutivos se quedan demasiado tiempo”, opinó.

Los fundadores que hasta ahora se han quedado en medio de la recesión —y hay muchos, como en Stripe, Coinbase y Discord— pueden esperar mayores exigencias y más presión. La aplicación de compraventa de acciones Robinhood ha despedido a más de 1000 empleados este año a medida que pierde clientes activos. Dan Dolev, analista de Mizuho Securities, dijo que varios inversores habían sugerido en privado que Robinhood trajera a un ejecutivo más experimentado para ayudar a su cofundador, Vlad Tenev. Tenev no puede ser forzado a salir, ya que él y su cofundador, Baiju Bhatt, tienen juntos una participación de control en la empresa.

“Son los típicos fundadores que son muy buenos en las ideas y las cosas creativas”, dijo Dolev, “pero podrían beneficiarse de ayuda con las operaciones”.

Una portavoz de Robinhood dijo que la empresa se había sometido recientemente a una reorganización y señaló la contratación de ejecutivos de TD Ameritrade y de la Comisión de Valores.

Para empeorar las cosas, los fundadores de empresas emergentes han perdido su halo de caché cultural positivo, una tendencia que comenzó durante la reacción tecnológica de 2017 y que ha crecido con la publicación de devastadores libros y programas de televisión sobre WeWork, Uber y otros preferidos de la tecnología.

“Cuando ya has hecho una cierta cantidad de dinero, estás jugando por el estatus y el estatus no está ahí”, explicó Hargreaves.

Sin embargo, siempre está la historia del regreso. Si el mercado empeora y las empresas comienzan a hundirse de manera grave, podríamos ver la dinámica inversa de fundadores que regresan para salvarlas, sugirió Werbach, el académico.

Sería un regreso al fundador original de culto, que despertaba admiración mucho antes de que los unicornios vagaran por Silicon Valley y que incluso inspiró las fanfarronas tarjetas de visita de Zuckerberg. Quizás un ejemplo de eso fue el primer gran jefe joven: Steve Jobs.

Erin Griffith escribe sobre nuevas empresas tecnológicas y capital de riesgo desde la oficina de San Francisco. Antes de unirse al Times, fue redactora senior en Wired y Fortune. @eringriffith


Most Popular

First Pride Arts Festival held in Osoyoos, B.C.

It was a rainbow-studded day in sunny Osoyoos and at the end of the rainbow was the Pride Arts Festival. “The Pride Arts Festival is...

Edmonton Oilers blank Jets 4-0 in pre-season opener

The Edmonton Oilers opened their pre-season with a 4-0 win over the Winnipeg Jets Sunday at Rogers Place. It only took the Oilers 51 seconds...

Queen Elizabeth II honoured at UN meeting: ‘Exceptional monarch’

This year’s U.N. General Assembly meeting of world leaders came on the heels of another event that reverberated internationally – the death of Britain’s...

Officials investigating cause of five overdose deaths in one day

Officials are working to determine if the substances found at the scene of five overdose deaths on Saturday are linked. Within nine hours, RCMP officers...